FILTRAR POR:

Categorías

más... menos

Precio

36 173

Color

más... menos

Medidas Disponibles

más... menos

Últimas opiniones

Por Carlos S. el 15 Ene. 2020 :

(5/5) 

Nominal del producto : Vajilla Aurora Bellavista La Cartuja de Sevilla Ha sido una buena...

Por Irina C. el 08 Ene. 2020 :

(4/5) 

Nominal del producto : Saco Nordico Infantil Mickey Blue Un acierto haber comprado...

Por Joana N. el 08 Ene. 2020 :

(5/5) 

Nominal del producto : Funda Nordica Infantil Hadas El diseño de hadas es...

Mantas

Hay 35 productos.

Mantas al mejor precio

Mostrando 1 - 27 de 35 articulos

¿Ves una manta y qué piensas?


En esa sensación única de confort de estar abrigaditos. De estas tardes de domingo viendo una peli o leyendo un libro, calentito, debajo de tu manta.

Esa sensación la conocemos todos.

Pero lo que a lo mejor no sabes es que hay distintos tipos de mantas. O qué tienes que tener en cuenta a la hora de comprar una manta barata pero de calidad.

Por eso, a lo largo de esta guía te mostramos la gran cantidad de posibilidades, materiales, medidas y combinaciones que existen a la hora de elegir tu manta.

¿Decidido a encontrar tu manta ideal? Pues veamos qué aspectos debes tener en cuenta.


¿Cómo elegir la manta barata perfecta?

En qué cosas debes fijarte para acertar

Hoy en día hay tantas posibilidades que será difícil no encapricharte con más de una, aunque solo sea para dejarla apoyada en el respaldo de esa silla tan bonita que tienes en la habitación o en el brazo del sofá.



Las opciones a la hora de elegir una manta son muy variadas:

Desde los distintos materiales con las que están hechas.

Las medidas.

Qué queremos hacer con ellas.

Dónde piensas ponerla.

Para facilitarte la tarea, vamos a explicarte en qué debes fijarte. Eso sí, la elección es tuya.


1. Medidas de la manta (para cama de 90, 135, 150…)


Aunque hay ciertas mantas que puedes utilizar en cualquier tipo de cama, lo ideal es coger una manta con la medida apropiada para cada cama.

Cuando hablamos de distintas medidas para camas, las que se consideran estándar son estas:


Mantas de 90: son las mantas que usamos en camas entre 80 cm a 105 cm, o camas individuales. La medida de la manta es de 170 x 240 cm.


Mantas de 135: estas mantas las usamos en camas que van de los 135 cm a los 150 cm, y su medida es de 220 x 240 cm


Mantas de 150: para camas de 160 a 180 cm y con unas medidas de 260 x 240 cm.

Pero existen multitud de tamaños dependiendo del fabricante, desde las más pequeñas que suelen ser las mantas para bebés, hasta las mantas grandes o XXL.

Y ahora que ya tienes claro si quieres una manta más grande o más pequeña, veamos otro de los aspectos que debes tener muy en cuenta.


        
2- ¿De qué material quieres tu manta? De lana, de terciopelo, de pelo...


Existe una gran variedad de materiales que se utilizan en la confección de una manta.

Desde los más clásicos, como el algodón o la lana, a materiales de última generación, como la manta de coralina, que ofrecen una gran versatilidad y retención del calor.

Estas son algunas de las opciones más utilizadas:

Mantas de lana (o manta zamorana): son todo un clásico, y destacan por su agradable peso y calidez. Es perfecta como complemento para el salón porque le aportará ese plus decorativo de las piezas más tradicionales. Es la manta de invierno por excelencia.


Mantas de terciopelo o mantas de pelo: arroparte en terciopelo es toda una experiencia por el volumen y suavidad del pelo. Además, con los tejidos actuales estas mantas son muy ligeras.


Manta de algodón: si lo tuyo son las fibras 100% naturales, una de las mejores opciones son las mantas de algodón, sin fibras sintéticas y que aportan tanto calor como suavidad.


Manta de coralina: los tejidos sintéticos van ganando terreno porque ofrecen un mejor rendimiento, sin perder las características de los materiales tradicionales.


Manta de punto: estas mantas tienen el encanto de la artesanía y son ideales como mantas de sofá.


Manta sherpa: tienen la particularidad de que son reversibles, una cara es de pelo y la otra de borrego, lo que las convierte en el complemento ideal del invierno.


Manta impermeable: como bien indica su nombre, son mantas preparadas para el exterior, ya sea para salir de excursión, o para tenerlas en la terraza o jardín y así no pasar ni un poquito de frío.



Ten en cuenta que el material será el que va a determinar (estos datos los encontrarás, junto a las medidas, en la ficha técnica que acompaña a cada producto) :

El grosor.

El peso de la manta.

El calor que te dará.

Por lo que antes de elegir una, debes tener en cuenta para qué espacio la quieres.

Si es para tener un extra de calor en invierno, las mantas polares, zamoranas o de lana te irán muy bien. Si solo la quieres para el sofá, una de terciopelo o de punto será suficiente.

¿Que la quieres para viajar? Fíjate en las impermeables.

¿Para el coche por si hay que parar a tomar algo o alguien quiere echar una cabezada? Entonces, una grande o una manta de lana gorda te irá de vicio.

Y si un día te surge un picnic improvisado, también puede servir como mantel. ;)



3- Diseños: da un plus estético a tu casa con una manta decorativa



Los diseños que tienen las mantas de invierno son muy variados, y van desde los estampados más clásicos a trazos más modernos y abstractos.

Hay opciones de todo tipo para que tengas todas las posibilidades que necesites a nivel de decoración. Porque además de estar calentitos, es importante crear un entorno muy agradable y confortable en nuestra casa, ¿verdad?


Para ello prueba a utilizar diferentes mantas decorativas para la cama:

Con colores lisos intensos: geniales si tu habitación está decorada con tonos suaves y quieres buscar un contrapunto. Una nota de color siempre es perfecta.


Con colores intensos suaves: son muy versátiles porque estos tonos más neutros pegan con todo y permiten que las puedas aprovechar en distintas estancias de la casa.


Con estampados poderosos: al igual que las de colores chillones, te sirven para dar un contrapunto, esa pieza que todo el mundo mira. Son unas mantas modernas con las que dar un toque cool que asombrará a tus amigos.

Además, la manta te da pie a combinarla con otro tipo de complementos como cojines, lámparas, alfombras… Hay un mundo de posibilidades. ✔️


        
4. [Tipos de mantas] Diferencias entre una manta zamorana, una manta plaid y una manta sherpa



¿Sabías que existen muchísimos tipos de mantas? Pues sí.


Una manta no es solo un trozo de lana grande y cuadrado para taparte. Existen muchas opciones y todas se clasifican según el lugar donde vayan a estar o la zona donde se confeccionaron.
    
Por ejemplo, dependiendo del lugar donde van a estar las mantas pueden ser:

Mantas de cama.


Manta a pie de cama.


Manta de viaje (esta la sacamos fuera de casa). ;)


Manta de sofá o como se la conoce últimamente manta plaid (que además de darnos calorcito en las tardes de invierno, nos sirve para darle un toque especial a nuestro salón).     

También existen dos tipos de manta con características diferentes que adoptan el nombre de la zona donde fueron creadas.

Estas mantas son:

La manta zamorana: de colores rojos y verdes,  una manta gruesa que da mucho calor.


La manta palentina: característica porque tiene ricos bordados.



Como ves, tienes a tu disposición una gran variedad. Qué difícil tener que elegir solo una, ¿verdad?


Ventajas de usar mantas y no otros cubrecamas



A día de hoy, la variedad en cubrecamas o nórdicos roza lo infinito, así que la pregunta del millón es: ¿por qué usar una manta y no otra cosa?

Para responder a esa pregunta, aquí tienes una lista con todos los beneficios de utilizar una manta.



1. Te ayuda a dormir mejor


Según la ciencia, dormir con un poco de peso, ese peso que nos da una manta suave, nos ayuda no solo a dormir mejor y evitar el insomnio, sino que también disminuye los niveles de estrés.

Quién lo iba a decir, una buena manta y un vaso de leche, y como nuevos. ✔️



2. Porque también hay mantas modernas


Olvídate de esas mantas pesadas y de colores marrones que tenían nuestras abuelas en casa, y que parecían tener siglos y siglos encima.

Hoy en día existen opciones más actuales como:

Modelos ligeros: como las mantas de coralina o las de terciopelo.

Con intensos colores o divertidos estampados: mantas con las que dar vida a cualquier rincón de tu casa.

Para disfrutarlas solo o en compañía: mantas grandes con las que poder taparos dos.

Y si eres de los que te encanta fardar en Instagram de tu casa, añade una buena manta a tu sofá y así tus fotos ganarán más likes. ;)



3. ¿Y qué pasa con los más pequeños de la casa?


Niños, carreras, botes encima de la cama, meriendas incontroladas, y qué decir de los rotuladores o ceras. Parece que nada puede sobrevivir al paso de los niños.

Pero existen líneas de mantas decorativas para cama, especiales para niños.

Son mantas baratas y de alta calidad que permiten un sinfín de lavados sin perder ni un poco de color, para que las puedas disfrutar como el primer día aunque tengas a una tropa de monstruitos en casa.

Además, los estampados de las mantas para niños serán la excusa perfecta para que se vayan a dormir la mar de felices y calentitos.

Y tú. además, estarás tranquilo sabiendo que los tejidos actuales son hipoalergénicos y antiácaros.


4. La puedes llevar a cualquier parte


Una misma manta te puede servir para taparte en el sofá en una tarde de maratón de Netflix, que para llevártela luego a la cama y estar más arropado mientras duermes.

Algo que no resulta tan sencillo y cómodo con un nórdico o una colcha, ¿verdad?



Cómo mantener tu manta como el primer día


Antes, tener una manta requería una serie de cuidados para mantenerla en perfecto estado. Pero en la actualidad, los nuevos materiales con los que están hechas las mantas de cama hacen que su cuidado sea muy fácil y sin complicaciones.


La gran mayoría permite que las podamos meter en la lavadora a temperatura fría, o, si lo preferimos, llevarlas a un lavado en seco, y así tenerlas como nuevas.

Aunque siempre es conveniente leer las instrucciones del fabricante (estos datos los tienes en la ficha técnica que acompaña a cada producto).

Ahí encontrarás todos los detalles sobre las temperaturas máximas a las que puedes lavarla, si admite planchado o no, o si necesita algún cuidado especial.
Y ahora solo queda…

Que empieces a ver mantas y elijas la que mejor se adapte a tus necesidades, ya sea porque la quieres como abrigo para la cama, o porque busques algo más decorativo con lo que darle ese toque final a tu salón o dormitorio.

Y por supuesto, lo más importante, que empieces a disfrutarla. ✔️



Por qué comprar una manta en Regalar Hogar


Después de todo este recorrido por el mundo de las mantas, llega el momento de comprar, y en Regalar Hogar te lo vamos a poner muy fácil.

No solo te vamos a ofrecer una gran variedad de mantas para el hogar, sino que desde tu sofá podrás, de una manera muy cómoda, sencilla y segura, comprar la que quieras. Fundas nórdicas, edredones, sabanas, cojines, colchas... en definitiva toda la ropa de cama y de hogar que necesites.

El envío te saldrá gratuito y la recibirás en tu casa en menos de 10 días.

Pero si todavía te queda alguna duda, puedes contactar con nosotros, ya sea a través del número de teléfono 968 958 109 o por correo electrónico a través de nuestro formulario de contácto.

Estaremos encantados de solucionarte cualquier cuestión que tengas.

Aceptar

Al visitar Regalarhogar, aceptas nuestro uso de "cookies".