Renueva las telas de tu dormitorio y encuentra la armonía que tu descanso se merece. Decorar tu dormitorio con colchas es una opción muy original y económica con la que puedes llevar nuevos aires a ese espacio de tu casa sin necesidad de hacer grandes cambios. En Regalarhogar.com te enseñamos a realizar esa transformación con mucho estilo.

Ideas para decorar tu dormitorio con colchas

Los textiles que mejor le sientan a tu cama

Una colcha es una prenda versátil que sin duda te va a aportar infinidad de ideas para decorar tu dormitorio. Las puedes emplear tanto en verano como en invierno y como tienen ese puntito mullido que le da tanta forma a la cama, van a crear un efecto de relleno muy atractivo.

El dormitorio es una de las habitaciones de la casa en las que guardas tus enseres más personales y esa misma sensación es la que deben transmitir las telas que empleas en tu cama. La de cercanía, personalidad y, sobre todo, confort. Precisamente en eso consiste decorar tu dormitorio con colchas, en crear un entorno que te resulte agradable y familiar.

Los textiles que mejor le sientan a tu cama son aquellos que van más allá del descanso. Los que transmiten sensaciones y expresan tu personalidad. Los que te invitan a quedarte unos minutos más en la cama cada mañana y los que te alegran la vista cada vez que te asomas a la puerta de tu dormitorio. ¿Te gustaría lograr todo eso sólo con la elección de la colcha adecuada? Unos sencillos trucos de decoración bastarán para que obtengas el efecto deseado.

Trucos para decorar tu dormitorio con colchas

Uno de los principales aspectos a tener en cuenta para que la decoración del dormitorio con colchas sea todo un éxito es que ésta es una de esas estancias de la casa que cambia en función de la época del año. Entre las cálidas noches de verano y los aires fríos del invierno hay algo más que unos grados de temperatura de diferencia: la oportunidad de lucir diferentes modelos de colchas que se adapten a las nuevas condiciones.

Durante los meses fríos, las bajas temperaturas no sólo se compensan con colchas de cierto grosor (que puedes combinar además con mantas) sino con tonalidades cálidas que hagan que el momento de meterse en la cama sea una agradable experiencia tanto para el tacto como para la vista. Los colores con personalidad como el rojo, el morado o el marrón transmiten sensación de calidez. Combínalos con otros tonos neutrales como el blanco, el perla o el crudo para intensificar ese efecto.

En el verano y la primavera, en cambio, sentarán muy bien los colores pastel (azules, amarillos, verdes suaves), que traigan luz a la estancia. Es también el momento de que tu cama luzca bonitos estampados. Motivos florales, formas geométricas, diseños abstractos… Todas las combinaciones serán bien recibidas siempre que no pases por alto que la colcha de la cama forma parte de un conjunto decorativo más amplio en el que también tienen mucho que decir el color de las paredes y el de las cortinas.

Por último, no te olvides de la importancia de los complementos y de saber utilizarlos con criterio. Por ejemplo, si te has decidido por una colcha de color liso, busca el contraste con unos bonitos cojines estampados y unas almohadas en tonos neutros para que no le resten protagonismo al resto de prendas y para que el resultado final no sea el de un dormitorio sobrecargado de colores y texturas.