No son sólo un accesorio para garantizar tu comodidad cuando te sientas en el sofá o te tumbas sobre la cama. Los cojines son un elemento decorativo con muchísimo potencial y, si sabes exprimir al máximo sus características, puedes transformar el estilo de una habitación sin apenas esfuerzo.

Ideas para decorar con cojines

Decorar con cojines: renueva tu hogar cada temporada

Las estaciones del año también pasan por tu casa y, en muchas ocasiones, exigen un cambio de ambiente. Pero transformar la decoración de tu hogar cada cierto tiempo puede resultar una labor agotadora (además de un poco cara), por lo que lo más conveniente es actuar sobre esos pequeños detalles con los que tienes el éxito asegurado sin necesidad de un gran presupuesto. Uno de esos detalles son los cojines.

Estos accesorios para la cama, el sofá o cualquier tipo de asiento, te brindan la posibilidad de disponer de infinidad de colores y texturas que se adapten a cualquier época del año. Cojines aterciopelados para el invierno, cojines de colores vivos para recibir a la primavera o cojines con forro de lino para asegurarte un verano fresquito.

Las combinaciones son infinitas. Además, juegas siempre con la ventaja de que los cojines son tan versátiles desde el punto de vista de la decoración que siempre vas a encontrar la manera de que encajen perfectamente con el estilo que te hayas propuesto.

Algunas ideas originales para emplear los cojines como decoración

Hagamos un pequeño recorrido por las estancias más destacadas de tu casa para ofrecerte algunos trucos de decoración con cojines:

  • Cojines para la cama: en la decoración de la cama va genial jugar con varios tamaños de cojines, por ejemplo, de tres medidas diferentes. El truco para que el efecto visual sea todo un éxito es agruparlos por tamaños, de menor a mayor (el más grande apoyado en la almohada). No emplees más de tres diseños diferentes porque podrías sobrecargar el resultado.

  • Cojines para el sofá: en el sofá funcionan genial las mezclas de prints lisos y estampados. El color y la textura dependerá mucho del tipo de tapicería, pero lo más recomendable es buscar siempre el contraste para lograr un efecto mucho más atractivo. Si empleas varios tamaños de cojines, los más grandes deberán ir siempre pegados a los reposabrazos.

  • Cojines para la habitación de los niños: en la habitación de los más pequeños de la casa puedes dar rienda suelta a tu imaginación. Los cojines con motivos infantiles imprimen mucha luz y color a la estancia. Obtén un toque más fresco y desenfadado colocándolos sin un orden aparente.

Consejos sobre color, diseño y cantidad

Ya has visto que decorar con cojines las diferentes estancias de tu hogar resulta facilísimo. Hagas lo que hagas, lo más probable es que los resultados siempre sean favorables ya que los cojines son un elemento que se adapta muy bien a cualquier tipo de ambiente. En cualquier caso, nunca están de más algunos pequeños consejos sobre la estética de los cojines:

  • Combinar los colores y el estampado de los cojines con el de tus cortinas es siempre una apuesta sobre seguro.
  • Las texturas con reflejos en colores como el burdeos, el azul o el bronce dan un toque muy sofisticado, pero es imprescindible combinarlas muy bien con la tapicería del sofá (o la ropa de cama) y el color de las paredes.
  • Mezcla lisos y estampados. No es imprescindible todos tus cojines se rijan por un mismo patrón de diseño.
  • La cantidad de cojines se debe adaptar siempre a las dimensiones del espacio en el que los vayas a colocar. No olvides que también son un accesorio para tu confort, por lo que no deben suponer nunca un impedimento para que te sientes o te tumbes en un lugar.