Normalmente el salón es la estancia más amplia de la casa. Pero, ¿qué sucede cuando tu piso tiene unas dimensiones reducidas? Que el espacio del salón también se reduce, por lo que tienes que buscar alternativas de decoración que se adapten adecuadamente a estas circunstancias. La decoración de salones pequeños es un desafío a la imaginación. Por suerte, cada vez dispones de más herramientas con las que diseñar un espacio cómodo y acogedor que parezca mucho más amplio de lo que realmente es.

Ideas de decoración de salones pequeños

Pequeñas soluciones para que tu salón parezca más grande

El espacio de tu salón es una cuestión de percepción. Y la percepción no sólo depende del tamaño real de las cosas sino de su color, su luminosidad y su disposición dentro de un conjunto. Estas pequeñas ideas te ayudarán a cambiar el concepto de espacio en esta zona tan importante de tu casa:

  • Muebles móviles o plegables: algunos accesorios como el televisor o una butaca pueden convertirse en un obstáculo cuando el salón está más concurrido de lo habitual. Empleando mobiliario con ruedas, plegable o abatible puedes modificar la disposición de tu pequeño salón en cuestión de minutos. Adapta sus dimensiones a las exigencias de cada momento y no renuncies a tener más invitados en casa sólo por una cuestión de espacio.

  • Prescinde de los muebles que no son tan importantes: ¿realmente necesitas una mesa de centro cuando para lo único que la utilizas es para colocar el mando de la tele? Ahorra espacio invirtiendo sólo en los muebles indispensables (por ejemplo, un buen sofá) y busca soluciones alternativas para el resto de accesorios. Algunas ideas que siempre funcionan son las lámparas de pared en lugar de las lámparas de pie o los taburetes bajos en lugar de las mesas auxiliares.

  • Confía en el poder del color: cuando las opciones en cuanto a la cantidad y la disposición del mobiliario son limitadas, todavía cuentas con otro recurso para enfrentarte a las dimensiones reducidas de tu salón. Emplea el color como estrategia para generar una mayor sensación de amplitud y profundidad. El blanco es el color por excelencia en las paredes y el techo de las habitaciones con poco espacio, pero funciona mucho mejor cuando lo contrastas con un suelo en tonos oscuros y con el empleo de alfombras de rayas verticales.

La luz natural le sienta bien a cualquier estancia de la casa

La luz es siempre tu mejor aliado a la hora de decorar salones pequeños. Si se trata de una habitación muy luminosa, puedes incluir en ella mobiliario en tonos más oscuros. En cambio si necesitas varias fuentes de luz artificial para iluminar correctamente la estancia, sería mejor que recurrieras a muebles blancos o de maderas muy claras como la de haya o la de abedul.

Otra opción interesante para el aprovechamiento de la luz en las estancias de pequeñas dimensiones es el empleo del cristal. Los jarrones, las mesas y las lámparas de cristal ayudan a que la claridad circule con fluidez por todo el espacio. Algo muy similar hacen los espejos al rebotar la luz en todas las direcciones.