¿La calidad de tu descanso se ve afectada por las altas temperaturas del verano? Es posible que tu dormitorio necesite un cambio de look para estos días tan calurosos. Decora tu habitación de la manera más adecuada para disfrutar de un ambiente más fresco sin tener que recurrir al aire acondicionado.

Despídete del calor en el dormitorio

Frescor y luminosidad son las claves de un buen dormitorio de verano. Pero, ¿cómo puedes afrontar esta necesidad de cambio sin salirte del presupuesto? Lo cierto es que para decirle adiós a las noches de calor no te harán falta demasiados cambios. Sólo es cuestión de actuar en los puntos clave de la decoración del hogar.

Todo tiene que estar más acorde a las temperaturas y eso implica modificar los tonos, los volúmenes y las texturas que empleas en esta habitación. Pero también influyen otros factores como la orientación de la cama, la ventilación de la estancia o la iluminación.

El calor no es el mejor aliado de tu descanso. Una temperatura elevada en el dormitorio implica incomodidad, desajustes en el sistema metabólico y pérdida en la calidad del sueño. No tienes por qué pasar lo que queda del verano esperando a que el mercurio se apiade de tu descanso. Cambia el estilo de tu dormitorio y afronta el calor del modo más original.

4 ideas para un dormitorio refrescante

  1. Aires marinos: es un tipo de decoración en el que predominan los tonos azules, grises y marrones muy claros. ¿El objetivo? Llevar a tu dormitorio la frescura del mar. El azul es un color que transmite tranquilidad y equilibrio, dos aspectos fundamentales a la hora de garantizar un buen descanso. Los puedes emplear en unas bonitas sábanas de lino combinadas con cojines en tonos más fuertes. Y si tienes un presupuesto más amplio y el tiempo necesario, lo ideal sería pintar las paredes de un azul muy clarito (acuarela) y combinarlo con cortinas y ropa de capa blanca. ¿No notas ya el fresquito?.

    Dormitorio aires marinos

  2. Dormitorio Feng Shui: este arte ancestral proveniente de Oriente está basado en la búsqueda del equilibrio. Aquí no sólo se trabajan los colores y texturas de los textiles que empleas en tu dormitorio sino la disposición del mobiliario y los objetos de decoración. La disciplina del Feng Shui recomienda situar la cama siempre entre la corriente generada por una ventana y una puerta, orientando el cabecero hacia el Este, lugar por el que sale el sol. Es además un estilo de decoración minimalista que recomienda únicamente el empleo del mobiliario básico: cama y mesillas de noche. Esto hace que la habitación sea más diáfana y, en consecuencia, más fresca.

    Dormitorio feng shui

  3. La funcionalidad al poder: los dormitorios más funcionales, sin saberlo, toman mucho de la filosofía del Feng Shui. En primer lugar, son una apuesta por la sencillez, tanto en cantidad como en diseño. Es el tipo de decoración que caracteriza al estilo nórdico: textiles de algodón y lino (frescos y ligeros), sábanas lisas de colores claros y fríos (grises, marrones, perla…) y mobiliario discreto, de líneas suaves y colores madera claro que evoquen lo natural. Dormirás tan fresco como si estuvieras en medio de un bosque.

    Dormitorio nórdico

  4. El blanco no pasa de moda: para quienes quieren apostar sobre seguro en el estilo de un dormitorio para el verano, el blanco es la mejor opción. Es un color puro y luminoso que siempre queda bien y que puedes combinar con infinidad de tonalidades para generar una agradable sensación de frescor. En Regalarhogar te recomendamos que, si escoges el blanco como color de base en el mobiliario de la habitación (cabecero de la cama, cómoda, mesillas de noche, armario…) te atrevas con los textiles de tonalidades verdes. Llevarán una bocanada de aire fresco a tus estancia, como de hierba recién cortada.

    Dormitorio blanco