¿Dirías que una manta es lo mismo que un edredón? Aunque las dos sirven como abrigo durante tus horas de descanso, no reúnen las mismas características.

Así sucede entre un edredón y una funda nórdica, dos prendas de vestir para la cama que, si bien están destinadas a un uso muy similar, no emplean las mismas propiedades para alcanzar sus objetivos.

¿Sabrías diferenciarlas en base a sus particularidades?

Diferencia entre funda nórdica y edredón

Edredón y funda nórdica: diferentes formas de arroparte en la cama

El factor decisivo en la elección de un edredón o de una funda nórdica para la cama está, principalmente, en la persona que vaya a dormir en ella.

No es sólo una cuestión de estética, de calidez o de comodidad. También es un tema de preferencias personales.

Hay quienes encuentran en el edredón una prenda perfecta para la decoración de su dormitorio porque tiene muy en cuenta el aspecto del diseño.

De hecho, hasta hace relativamente poco tiempo, los edredones eran un tipo de ropa de cama mucho más habitual que las fundas nórdicas en los hogares españoles.

Además, se fabrican en medidas estándar aptas para los modelos de cama tradicionales (desde las individuales de 90 cm hasta las king size de 280 cm).

Las fundas nórdicas se introdujeron en el mercado internacional de la ropa de cama por influencia de los países del norte y el centro de Europa, donde se utilizan de manera frecuente desde hace muchas décadas.

En esencia, no dejan de ser un tipo de edredón, esto es, una prenda de abrigo de diferentes gramajes y rellenos (sintéticos o naturales), destinada principalmente a ofrecer protección durante las noches más frías.

5 diferencias básicas entre la funda nórdica y el edredón

  1. El edredón es un sustituto de las mantas, pero no de las sábanas, como sí ocurre con las fundas nórdicas.

  2. El edredón es una única pieza con relleno mientras que la funda nórdica, como su propio nombre indica, se compone de una funda exterior y un relleno extraíble, de tal manera que ambas partes se pueden lavar de manera independiente.

  3. Los edredones incluyen pespuntes que quedan visibles y que sirven para hacer la prenda más atractiva.
    El relleno de los nórdicos queda cubierto por las fundas, por lo que éstas siempre presentan un aspecto liso.
    En cualquier caso, los dos admiten todo tipo de diseños y texturas.

  4. Los edredones están asociados a un diseño de dormitorio algo más clásico, aunque eso no implica que sean necesariamente de corte tradicional.
    Por su parte las fundas nórdicas son prendas de carácter más moderno, juvenil y versátil.

  5. El tipo de relleno es muy similar en edredones y fundas nórdicas, pero mientras que los primeros suelen ser de algodón o tejidos sintéticos, las fundas nórdicas están hechas o bien de elementos sintéticos o bien de plumas, un material que aporta una calidez única, ideal para climas fríos.