Es una de las estancias de la casa en la que más tiempo pasamos. Un lugar para compartir con la familia y los amigos, para relajarse al final del día o para acoger una celebración importante. La decoración del salón comedor tiene que estar preparada para adaptarse a diferentes tipos de circunstancias. Siguiendo unas reglas básicas de estilo, gastarás muy poco dinero en la creación de un espacio exclusivo y acogedor para la familia y los invitados.

Consejos para decorar un salón comedor

Trucos para acertar en la decoración de un salón comedor

La esencia de la decoración de un salón comedor está en saber crear dos ambientes diferentes sin que uno le reste protagonismo al otro. Para evitar interferencias entre ambos y sacarle el máximo partido a sus posibilidades, puedes poner en práctica estos consejos:

  • Destaca el color de una pared: es un recurso de estilo muy práctico para definir el espacio, darle amplitud y favorecer a la creación de diferentes ambientes de una manera muy visual.

  • Ubica bien el sofá: es el elemento protagonista del salón y podría decirse que el resto de la decoración habitualmente gira en torno a él. La ubicación del sofá será el punto de partida en la disposición del resto del mobiliario. Dependiendo de la morfología de la estancia, puedes emplear el sofá como elemento distanciador entre el salón y el comedor.

  • Elimina obstáculos: la luz tiene que llegar a todos los lugares de la estancia. Los muebles que están colocados más cerca de la ventana no deben interferir en el paso de ésta hacia el interior de la habitación. Vigila también la posición de otro tipo de accesorios como lámparas, plantas o percheros y, en la medida de lo posible, busca siempre la fluidez.

  • Encuentra la armonía: busca aspectos en común en los elementos que componen ambos espacios. Una buena idea es emplear el mismo tipo de materiales, los mismos tejidos y la misma paleta de colores. La homogeneidad te ayuda a tener una percepción más amplia del espacio.

Distribución de volúmenes: la clave del éxito de un salón comedor

  • Al tratarse de un espacio abierto pero con doble función, en la decoración de salones comedor es necesario el empleo de recursos que permitan delimitar visualmente ambas zonas. No tiene por qué tratarse de un elemento estructural de grandes dimensiones. De hecho, el resultado será mucho más atractivo si recurres a soluciones más sutiles como el color, la iluminación o la disposición del mobiliario.
  • Entre las herramientas más habituales en la definición de los espacios del salón comedor está la distribución de volúmenes. Consiste en equilibrar el protagonismo del mobiliario más voluminoso con accesorios de menores dimensiones que sirvan para crear una ruta visual por toda la estancia. Por ejemplo, puedes utilizar muebles bajos en la parte del salón (la mesa de centro, el sofá, una mesa auxiliar, el mueble de la televisión…) y opciones de altura en la parte del comedor (una estantería, unas repisas de pared, un aparador…). De esta manera, los volúmenes ayudarán a identificar el uso de cada uno de estos espacios sin tener que emplear elementos divisorios entre ellos.