Si no tienes tiempo de ir a la tintorería y además te conviene ahorrar algo de dinero, siempre tienes la opción de limpiar tus alfombras de lana en casa.

Es un proceso que difiere bastante del tratamiento que habitualmente se le da a las fibras sintéticas, pero no te resultará en absoluto complicado si sigues las pautas que te facilitamos en este artículo.

Cómo limpiar alfombras de lana

Particularidades de las alfombras de lana

Comprar una alfombra de lana para tu salón o para tu dormitorio implica hacer una importante inversión en decoración.

Es lo que habitualmente sucede con los complementos del hogar que han sido fabricados con fibras naturales y que, por lo tanto, ofrecen una textura y una calidad muy superior a la de los tejidos sintéticos.

Es obvio que si escoges esta alternativa para vestir tu hogar, uno de tus objetivos principales será conseguir que las alfombras de lana se conserven intactas durante el mayor tiempo posible.

No en vano, aparte de ser elementos decorativos estéticamente agradables, estas alfombras se caracterizan por su alta resistencia, siempre y cuando realices el mantenimiento adecuado.

Por su estructura y composición, las alfombras de lana tienden a acumular más polvo y suciedad que el resto de alfombras convencionales.

Para conservar su apariencia pulcra se recomienda el mantenimiento semanal, bien sea sacudiéndolas y aireándolas, bien empleando la aspiradora para eliminar el polvo y otros restos.

En el caso de que te enfrentes a manchas puntuales en los tejidos, te recomendamos que le eches un vistazo a los trucos que te presentamos en el siguiente apartado.

La limpieza de alfombras de lana en tres pasos

  1. Eliminación de manchas: en manchas que acaben de producirse, emplea un paño para absorber el líquido o eliminar la suciedad de manera superficial.
    Cuanto antes actúes, mayores serán las posibilidades de limpiar con éxito tu alfombra de lana. No frotes, ya que podrías hacer que la mancha se extendiera.
    En su lugar, rocía la zona con una mezcla de agua y bicarbonato de sodio y déjala actuar durante media hora.
    En el caso de manchas antiguas, emplea una mezcla de 2 tazas de agua, ½ taza de vinagre y ½ de jabón líquido y restriégala sobre la mancha con ayuda de una esponja o toalla.
    En ningún caso se deben emplear productos alcalinos, con sosa cáustica, oxígeno o peróxido de hidrógeno.

  2. Aspirado: una vez que has tratado la mancha en cuestión siguiendo cualquiera de los métodos que te presentamos anteriormente, llega el momento del aspirado.
    Es la manera más eficaz de deshacerte de los restos que hayan podido desprenderse durante el proceso de limpieza de tu alfombra de lana.
    Para evitar que las fibras se queden aplastadas, emplea el cepillo aspirador de alfombras y utilízalo alternando la dirección del aspirado.

  3. Secado: después de un lavado a fondo, la alfombra debe quedarse completamente seca para evitar la proliferación de hongos por efecto de la humedad.
    Cuélgalas en el exterior, protegidas del sol, o en una zona de interior bien ventilada para que termine de secarse lo más rápido posible.

También te puede interesar...

Noticias: cómo lavar una manta de lana en la lavadora
¿Cómo lavar una manta de lana en la lavadora?

Noticias: cómo lavar fundas de sofá en la lavadora
¿Cómo lavar fundas de sofá en la lavadora?

Noticias: cómo lavar un edredón a mano
¿Cómo lavar un edredón a mano?

Noticias: cómo se limpia un estor enrollable
¿Cómo se limpia un estor enrollable?

Cómo lavar una manta que no cabe en la lavadora
¿Cómo lavar una manta que no cabe en la lavadora?

Noticias: cómo limpiar las alfombras de pelo largo
¿Cómo limpiar las alfombras de pelo largo?

Noticias: cómo lavar colchas en lavadora
¿Cómo lavar colchas en lavadora?

Noticias: cómo lavar cortinas blancas
¿Cómo lavar cortinas blancas?

Noticias: cómo limpiar muebles de madera con vinagre
¿Cómo limpiar muebles de madera con vinagre?

Noticias: diferencias entre sacos nórdicos infantiles y edredones ajustables
Diferencias entre sacos nórdicos infantiles
y edredones ajustables