Las sábanas de coralina conservan el calor de un modo excepcional. El secreto de esta calidez se encuentra en el proceso de fabricación de este innovador tejido que, por otro lado, proporciona un tacto y una suavidad inigualables que seguro que querrás preservar por mucho tiempo.

Cómo lavar sábanas de coralina

Sábanas de coralina: fácil lavado y secado rápido

¿Necesitan las sábanas de coralina un tipo de lavado especial? No precisamente, pero es cierto que debes tener en cuenta algunas pautas con el objetivo de que el proceso de lavado no acelere el desgaste natural de estas prendas y consigas que conserven su textura y su calidad por mucho tiempo.

Las sábanas de coralina son, en esencia, un tejido térmico fabricado en microfibras y poliéster, con un acabado aterciopelado que le dan ese tacto particularmente suave. Gracias a esta composición y estructura interna de los tejidos, consiguen retener el calor de tu cuerpo sin tener un gran peso o excesivo grosor, por lo que además son muy fáciles de lavar.

Esto a su vez permite un secado rápido y sin necesidad de emplear la secadora. Si tiendes tus sábanas de coralina en un lugar bien aireado, lo más probable es que en el mismo día las tengas listas para volver a utilizarlas o para guardarlas en el armario sin una pizca de humedad.

El lavado de las sábanas de coralina en 5 pasos

Por lo general, el lavado de tejidos con fibras sintéticas y acabados en microfibras no supone ninguna complicación. En cualquier caso, si quieres saber cuál es la mejor manera de mantener tu ropa de cama como el primer día, aquí te mostramos el mejor método para lavar tus sábanas de coralina en la lavadora. Como es corriente que en este tipo de tejidos tarde o temprano aparezcan bolitas, lo mejor para ralentizar este proceso es que laves tus sábanas antes de utilizarlas por primera vez.

  1. Introduce las sábanas en la lavadora y selecciona un programa de lavado apto para tejidos sintéticos.

  2. Las sábanas de coralina no contienen algodón (como sí lo hacen las de franela) de manera que, ¡estás de suerte! Pueden pasar por la lavadora todas las veces que sea necesario con agua fría o templada indistintamente.

  3. A la hora de lavar tus sábanas, sean o no de coralina, lo mejor es que lo hagas por separado y reserves el resto de tus prendas para otra colada. Las sábanas pueden desprender pelusas que se quedan adheridas a otros tejidos.

  4. En cuanto acabe el ciclo de lavado, extrae tus sábanas de la lavadora. No es conveniente que se queden húmedas y además podrían desteñir.

  5. Salvo que, por algún motivo particular, el fabricante indicara lo contrario en la etiqueta, las sábanas de coralina se pueden meter en la secadora. Sin embargo, dadas las características de este tejido, es un paso que te puedes saltar sin problemas. Cuelga las sábanas en un sitio bien aireado o directamente al aire libre y las tendrás secas en muy poco tiempo.