Si habitualmente ya tomas algunas precauciones a la hora de hacer una colada común, cuando se trata de lavar la ropa del bebé hay que añadir a este proceso algunas pautas más específicas. Su piel es muy delicada, sobre todo durante los primeros meses de vida, y no todos los productos de lavado son compatibles con ella.

Cómo lavar la ropa del bebé

La importancia de la higiene en la ropa de un bebé

Jugando, comiendo e incluso mientras duermen… Los bebés se ensucian la ropa con una facilidad sorprendente, por lo que es muy necesario estar siempre pendientes de su vestuario y evitar, en la medida de lo posible, que éste permanezca sucio por mucho tiempo.

La higiene en la ropa de un bebé es muy importante tanto para evitar enfermedades como para generar una rutina de limpieza que asiente las bases de su conducta posterior. Por otro lado, la piel de estos pequeños es tan delicada que puede reaccionar de manera imprevisible frente al contacto con determinados tejidos o sustancias que para los adultos resultan benignas.

Lavar la ropa del bebé no es ni mucho menos un proceso complicado, pero sí es cierto que presenta algunas particularidades que no se ven en las coladas normales. Te las explicamos en este artículo para que puedas tomar nota.

Consejos para lavar la ropa del bebé correctamente

Llega el momento de hacer la colada y te encuentras con todo tipo de prendas. Desde sábanas y toallas hasta la ropa sucia de toda la familia y, entre ésta, la ropa de tu bebé. ¿Qué debes hacer ante una situación así?

En una primera selección, deberás separar las sábanas y las toallas, ya que son elementos que siempre deben lavarse por separado. A continuación, tú mismo puedes valorar lo que hay. Si tienes suficiente ropa de tu bebé y suficiente del resto de la familia como para poner dos lavadoras, no lo dudes: haz la colada por separado. Y en el caso de que toda la ropa sucia te quepa en una única lavadora, mézclalas, no pasa nada. Ahora bien, sigue estas instrucciones para garantizar un tipo de lavado compatible con las exigencias de tu bebé.

  1. Cualquier prenda que adquieras para tu pequeño, ha de pasar por la lavadora antes del primer uso para eliminar posibles restos químicos en el tejido o pequeñas pelusas. Para el lavado automático deberás emplear temperaturas preferiblemente tibias y programas de lavado orientados a prendas delicadas.

  2. Emplea un jabón neutro. Es sin duda la parte más importante en el proceso de lavado de ropa de un bebé. En el mercado encontrarás productos específicos para este tipo de coladas tan delicadas, dermatológicamente testados y compatibles con estas pieles tan sensibles. A partir de los seis meses, no hay ningún problema en mezclar toda la colada de la familia empleando un detergente neutro.

  3. No utilices nunca ni lejía ni suavizante. Son productos con una alta concentración de químicos que pueden provocar importantes reacciones alérgicas en la piel de tu bebé.

  4. Asegúrate de utilizar un programa que realice un buen aclarado. Es fundamental que, cuando saques la prenda de la lavadora, ésta no contenga ningún resto de jabón, a pesar de que hayas empleado un producto recomendado para este tipo de coladas. Si estás lavando a mano, repite el proceso hasta que el agua del aclarado salga del todo transparente.