Todas las cortinas necesitan un mantenimiento periódico por cuestiones de higiene y de salud, al igual que sucede con los estores enrollables.

Pero en el caso de las cortinas blancas, el componente estético tiene también bastante peso y puede exigir un tratamiento de limpieza más regular.

¿Necesitas algunos trucos útiles sobre cómo lavar tus cortinas en casa? Te explicamos lo sencillo que es y el poco tiempo que tienes que emplear.

Cómo lavar cortinas blancas

Trucos caseros para lavar las cortinas blancas

Los mejores tratamientos de limpieza de tejidos comienzan en el primer lavado.

Este es el momento oportuno para poner tus cortinas blancas a remojo con agua fría, una taza de vinagre y otra de sal.

Es el truco más efectivo para fijar bien el color del tejido, tanto si es natural como si se trata de un tinte artificial.

Pero si tienes cortinas de lino, no emplees este truco: la acidez del vinagre puede dañar las fibras.

Siempre que el tipo de tejido lo permita, evita utilizar suavizantes convencionales durante el lavado, ya sea a máquina o a mano.

Es mejor añadir un poco de vinagre o, en su defecto, de amoniaco.

Junto al detergente, el amoniaco consigue darle cuerpo a las cortinas al mismo tiempo que las desodoriza, las desinfecta y las deja limpias como el primer día.

Si has notado que las cortinas están muy sucias, especialmente por la parte de abajo, puedes dejarlas en remojo con perborato potásico o con un chorro de agua oxigenada.

El uso de lejía nunca suele dar buenos resultados a medio y largo plazo.

Lavadora doméstica

¿Necesitas blanquear tus cortinas?

En ocasiones no se trata únicamente de mantener las cortinas libres de ácaros, polvo y suciedad sino de hacer que recuperen su brillo y blancura naturales.

En estos casos, la limpieza habitual tiene que ir acompañada de ese toque ‘extra’ que le da el proceso de blanqueamiento.

Seguro que no has comprado unas cortinas blancas para que el paso del tiempo las transforme en unas cortinas amarillentas, grises o beige.

Pero esto es justamente lo que les sucederá si no aplicas algún truco de blanqueamiento como los que te ofrecemos a continuación:

  1. Azúcar blanco: se emplea para obtener el denominado ‘efecto apresto’, que consiste en una blancura extraordinaria.
    Cuando pongas a lavar tus cortinas, en lugar de suavizante emplea unas cucharadas de azúcar.
    Con esto no sólo conseguirás reblandecer el tejido sino que realzarás la luminosidad de sus blancos.
    Puedes emplear el azúcar también cuando laves a mano tus cortinas.

  2. Bicarbonato: es el clásico truco de la abuela que se emplea en todos los hogares desde tiempos inmemorables.
    Se añaden unas cucharadas de bicarbonato al agua y se dejan las cortinas de remojo durante unas horas.

  3. Limón: en esta misma línea de trucos naturales para recuperar la blancura de tus cortinas, está éste, también muy popular.
    Consiste en añadir en el agua de lavado el zumo de dos limones y dos cucharadas de sal.

Aparte de estas soluciones de andar por casa (que no por ello dejan de ser muy efectivas), en el mercado encontrarás otros productos, muchos de ellos ecológicos, que le proporcionarán una limpieza y blancura excelentes a tus cortinas.

También te puede interesar...

Noticias: cómo lavar una manta de lana en la lavadora
¿Cómo lavar una manta de lana en la lavadora?

Noticias: cómo lavar fundas de sofá en la lavadora
¿Cómo lavar fundas de sofá en la lavadora?

Noticias: cómo lavar un edredón a mano
¿Cómo lavar un edredón a mano?

Noticias: cómo se limpia un estor enrollable
¿Cómo se limpia un estor enrollable?

Cómo lavar una manta que no cabe en la lavadora
¿Cómo lavar una manta que no cabe en la lavadora?

Noticias: cómo limpiar las alfombras de pelo largo
¿Cómo limpiar las alfombras de pelo largo?

Noticias: cómo lavar colchas en lavadora
¿Cómo lavar colchas en lavadora?

Noticias: cómo suavizar la ropa en la lavadora
¿Cómo suavizar la ropa en la lavadora?

Noticias: cómo limpiar muebles de madera con vinagre
¿Cómo limpiar muebles de madera con vinagre?

Noticias: diferencias entre sacos nórdicos infantiles y edredones ajustables
Diferencias entre sacos nórdicos infantiles
y edredones ajustables