Una o dos veces al año es conveniente lavar las colchas de casa para combatir la acumulación de polvo, la concentración de ácaros y las consecuentes afecciones respiratorias. Se suele recomendar hacer esto durante los meses más calurosos del año, ya que de esta manera tus colchas se secarán mucho antes al sol o incluso podrás prescindir de ellas si las noches no son excesivamente frías. Con todo, puedes lavar tus colchas en la lavadora en cualquier momento y mantenerlas por mucho tiempo en las mejores condiciones.

Cómo lavar colchas en lavadora

Verifica el buen estado de tus colchas antes de meterlas en la lavadora

Muchas personas no confían en la eficacia de lavar las colchas en la lavadora de casa y lo asocian a problemas con los colores o el deterioro de los tejidos. Sin embargo, el lavado automático de las colchas de cama no tiene por qué acarrear ninguno de estos problemas si lo haces de la manera adecuada.

Lo ideal es que antes de introducir tu colcha en la lavadora compruebes su estado. Verifica el tipo de relleno que emplea y asegúrate de que no existe ningún lugar (corte o rasguño) por el que pudiera salirse. Un roto o un descosido podrían hacerse más grandes si la sometes a un proceso de lavado automático. Remienda cualquiera de estos desperfectos antes de iniciar el lavado automático de la colcha.

5 pasos para el lavado de colchas en lavadora

  1. Si hace muchos meses que no lavas tu colcha, podría ser interesante que lo remojaras en la bañera antes de introducirlo en la lavadora. Cúbrela de agua y aplica algún producto de prelavado como el bórax. Déjalo actuar durante unos 20 minutos y a continuación pasa la colcha mojada al tambor de la lavadora.

  2. No se recomienda lavar colchas en lavadoras de abertura superior porque a veces esos mecanismos de cerrado incluyen piezas que podrían enredarse en los hilos del tejido. Es mejor que este tipo de lavado se haga siempre en lavadoras con ojo de buey (carga delantera). Cuando tengas tu colcha dentro, selecciona un programa de limpieza para prendas delicadas (ciclo corto y centrifugado suave).

  3. Emplea detergentes naturales o detergentes comerciales suaves para no dañar las fibras más delicadas de la prenda. Si quieres una opción todavía más natural, durante el proceso de prelavado puedes añadir a tu detergente habitual media taza de bicarbonato sódico y un chorrito de vinagre blanco para recuperar la suavidad del tejido. En cualquier caso, no abuses del uso de detergente y emplea siempre una proporción inferior a la que utilizarías en una colada de las mismas características.

  4. El doble enjuague es una opción muy efectiva (en ocasiones imprescindible) ya que el relleno de la colcha, aunque sea ligero, puede hacer que algunos restos de detergente queden atrapados en el interior.

  5. Antes de proceder al secado, ya sea al aire o en una secadora, esponja la colcha con las manos ya que con la humedad de la lavadora el relleno se queda un poco apelmazado o ligeramente más acumulado en una parte.

Recuerda que, después del lavado, una colcha necesita entre 18 y 24 horas en secarse de manera natural. Busca un lugar en el que mantenerla aireado sin exponerla directamente a los rayos del sol. ¿Tienes opción de utilizar la secadora? Genial, tendrás tu colcha lista mucho antes, pero no olvides utilizar un programa para prendas delicadas e introducir en la secadora una pelota de tenis que vaya golpeándola mientras gira para que los tejidos no se apelmacen.