Puedes elegir los colores, la disposición de los muebles, el tipo de materiales y los tejidos que vestirán tu salón. Pero la arquitectura de la estancia es algo que resulta muy complicado de modificar por lo que, al final, todo está supeditado a ella. Si el proyecto que tienes entre manos es la decoración de un salón de planta cuadrada, esta guía esencial sobre normas de distribución te resultará de gran utilidad.

Cómo decorar un salón cuadrado

Un mismo espacio, distintas funciones

A pesar de tratarse de un espacio bien diferenciado del resto de la casa, la función que desempeña el salón en el conjunto del hogar puede variar mucho de una familia a otra. Nadie mejor que tú puede determinar cuál es el uso que le vas a dar a este espacio y cuáles son las necesidades básicas a la hora de decorarlo.

Si necesitas disponer de una pequeña área de trabajo, aprovecha las esquinas que estén más pegadas a la ventana para garantizar una buena iluminación natural y los espacios debajo de éstas para la colocación de muebles bajos que te puedan servir como zona de almacenamiento. Si por el contrario el salón va a ser también una zona de juego para tus hijos, acondiciona el suelo con alfombras para sacarle partido al espacio entre el mueble de la televisión y el sofá.

Por otro lado, el uso de butacas, pufs o sillas abatibles serán una buena solución para quienes acostumbren a recibir visitas en casa o a celebrar reuniones entre amigos. Puedes disponer de ellos siempre que quieras sin que ocupen más espacio del necesario.

Trucos que te ayudarán a decorar un salón cuadrado

Por lo general, decorar un salón cuadrado, de formas bien definidas y compensadas, resulta más sencillo que trabajar en espacios irregulares. En cualquier caso, si deseas sacarle mayor partido a la inversión que estás a punto de hacer, te recomendamos recurrir a las reglas básicas de la decoración de habitaciones cuadradas:

  • Asientos enfrentados o en tres frentes: sofás, sillones y todos aquello que emplees para acomodar a familiares y amigos en tu salón deberían estar enfrentados. Esta distribución garantiza la creación de una zona central más acogedora y personal al tiempo que te permite aprovechar más el perímetro de la estancia para colocar otro tipo de accesorios como lámparas, percheros y colgadores.

  • Despeja la parte central: los muebles de mayores dimensiones deberán ir colocados junto a la pared para que la parte central del salón quede despejada. De esta manera conseguirás incrementar el protagonismo de los sofás y de ése área de descanso.

  • Desplaza el televisor: la tele no tiene por qué ser el eje central de la decoración de un salón. Incluso en las habitaciones de planta cuadrada puedes encontrarle otra ubicación al televisor para que muebles como sofás, sillones o pufs tengan mayor peso en el conjunto de la decoración. Al fin y al cabo, son estos los que mejor definen el estilo de tu salón.

  • Orienta el mobiliario hacia la luz: es un aspecto común en la decoración de todo tipo de salones, pero en los de planta cuadrada sus efectos estéticos son todavía más notables. Una buena disposición del mobiliario permite que la claridad se expanda de manera homogénea por la estancia proporcionándole armonía y equilibrio.