Protagonista indiscutible del salón de casa, el sofá no necesita de grandes cuidados para acaparar toda la atención del espacio. Sin embargo, puedes hacer que luzca mucho más bonito aplicando algunos trucos de decoración que no te costarán apenas tiempo ni dinero. Sabiendo lo importante que es este mueble en el conjunto de la estancia, ¿por qué no aprovechar al máximo todo su potencial?

Cómo decorar el sofá

Los textiles que mejor combinan con el sofá

Las numerosas maneras que existen de decorar un sofá se pueden reducir a la combinación entre 4 tipos de elementos. Son soluciones textiles que te ayudarán a sacarle más partido a este mueble tanto desde un punto de vista visual como desde una perspectiva práctica.

Tan importante como hacer que el sofá se vea atractivo es lograr que al sentarte o recostarte en él, su nivel de comodidad sea excelente. Con los textiles que enumeramos a continuación no sólo vas a conseguir un sofá mucho más bonito sino un estupendo compañero para el descanso en el salón.

  • Mantas: son el recurso más cálido y por supuesto imprescindibles durante el otoño o el invierno. Y es que no hay nada más agradable que recostarse en el sofá para ver una película y sentirse protegidos por la calidez de una manta.

  • Cojines: útiles en cualquier época del año, versátiles y muy decorativos. Las posibilidades de adornar tu sofá con este tipo de textiles (tamaños, colores, texturas…) son prácticamente infinitas.

  • Pieles: las pieles artificiales van un paso más allá de las mantas. Vienen genial para decorar el sofá en esos días en los que la chimenea o la calefacción siempre están encendidas. El sólo hecho de verlas colocadas sobre el respaldo o en un lateral del sofá transmiten mucha calidez a la estancia.

  • Plaid de algodón: si la temperatura es elevada, recurre a los textiles ligeros. Sentarse o recostarse sobre una de estas colchas de algodón disminuye la sensación de calor que transmiten algunos tipos de sofá. Además, sirven para echarse una plácida siesta y taparse las pierna sin sofocos.

3 ideas para decorar un sofá con estilo

La imagen de tu sofá puede cambiar de manera muy positiva si aplicas ciertas normas básicas de decoración y combinas adecuadamente los elementos que tienes a tu disposición. Mira qué sencillo es decorar con colores y texturas:

  1. Incluso un sofá viejo o con una tapicería que no te termina de convencer se verá mucho más atractivo si utilizas cojines. La norma básica es que se emplee un cojín más que el número de plazas del sofá. Pero siempre puedes innovar, sobre todo si tu objetivo es el de ‘cubrir’ la tapicería, y añadir más cojines de lo habitual combinando formas y colores que te ayuden a crear contrastes.

  2. La cobertura parcial del sofá también es una buena fórmula para que éste recupere su protagonismo en el salón. Es la solución perfecta en aquellos casos en los que una mancha imposible de eliminar se ha apoderado de una parte del sofá. En estos casos, las mantas y plaids son tus mejores aliados. Colócalas estratégicamente en aquellos lugares en los que hay algún defecto que disimular. No sólo lograrás que pasen inadvertidos sino que además dotarás a tu sofá de mucha personalidad. Y si vives en un clima caluroso, ¡emplea un pareo! Es una alternativa muy sencilla y económica y además ofrece infinidad de diseños. Funcionan especialmente bien cuando el sofá está tapizado en un único color liso ya que puedes añadirle ese puntito de originalidad con un bonito pareo estampado.

  3. ¿No te decides por ninguna solución en concreto? ¡Empléalas todas! Las alternativas textiles de las que hablábamos con anterioridad no son incompatibles unas con otras. Puedes combinar mantas, plaids, cojines y pieles para personalizar el sofá a tu gusto y darle un aspecto diferente en cada época del año. Crea volúmenes buscando siempre romper el tono del sofá y crear contrastes entre elementos. La simetría no es una norma inquebrantable. En ocasiones, colocar todos los cojines a un lado se puede compensar perfectamente si en el extremo opuesto colocas tu plaid de algodón o tu manta de invierno.