¿Finalmente te has decidido por colocar un estor enrollable a medida? Como alternativa de decoración para tus ventanas, es una de las opciones más económicas y fáciles de instalas. El único inconveniente es que, cuando adquieres un kit de estores enrollables, éste no siempre se ajusta 100% a la medida que necesitas en casa. ¿Lo positivo? Que siempre tienes la posibilidad de cortarlo en casa y personalizarlo con el ancho que más te convenga.

Cómo cortar un estor enrollable a medida

Pasos para preparar un estor enrollable que se ajuste al ancho de tu ventana

Aunque resulte una obviedad comentarlo, lo mejor es evitar desde el principio cualquier confusión. Y lo más básico cuando vas a comprar un estor enrollable que no se ajusta a la medida de tu ventana es que te hagas con uno de tamaño superior a ésta ya que, una vez que lo tengas en casa, te resultará muy sencillo cortarlo con el ancho que necesitas.

¿Qué te hace falta para cortar un estor enrollable a medida?

  • Lápiz.
  • Regla.
  • Sierra de dientes finos o corta tubos.
  • Tijeras.
  • Lija.

Personaliza el tamaño de tu estor enrollable

  1. Toma la medida de tu ventana. Recuerda que para colocar correctamente el estor, deberás dejar un margen extra de al menos 2 cm por cada lado.

  2. Retira los soportes laterales de la parte superior y separa la tela del tubo con cuidado para evitar que se doble y queden marcas, arrugas o pliegues. Tendrás que estirar por completo el estor y una vez que lo tengas abierto, podrás sacar la tela del tubo con facilidad. En el caso de que el estor estuviera provisto de un contrapeso, retíralo también.

  3. Lleva la medida de tu ventana a los tubos de soporte y a la tela, marcando con el lápiz cada una de ellas.

  4. Con ayuda de la sierra de dientes finos o el corta tubos, elimina el los segmentos de tubo (el de sujeción y el de contrapeso) que te sobran y pásales la lija para que el metal no se reabra y el acabado sea mucho más fino.

  5. Ve marcando un lateral de la tela longitudinalmente con la medida de tu ventana. Para que no se tuerza el corte, lo mejor es hacer marcas cada 15 cm y unirlas todas al final para tener una línea perfecta. Utiliza las tijeras para cortar la tela sobrante.

  6. Vuelve a introducir la tela en el tubo de soporte superior y coloca el tubo de contrapeso inferior. Ya puedes enrollarlo nuevamente, colocar los soportes laterales y proceder a la instalación en la pared.

El ancho de tus estores enrollables ya no es un problema. Con esta sencilla manera de adaptarlos a las necesidades específicas de tus ventanas, dispondrás de muchas más alternativas a la hora de elegir la decoración para tu hogar.