No importa el número de veces que te hayas ido de viaje. Cada vez que te toca hacer la maleta te encuentras con un montón de cosas extendidas sobre la cama a la espera de encontrar un lugar adecuado en tu equipaje.

Arrugas, olvidos y exceso de peso son sólo algunos de los principales inconvenientes de hacer la maleta sin una buena planificación.

¿Necesitas un consejo? ¡Aquí encontrarás 10!

10 trucos para hacer la maleta

Valoraciones antes de enfrentarte a tu equipaje

¿Vas a viajar en avión? Las compañías aéreas se ponen cada vez más estrictas con las medidas y el peso del equipaje que puedes llevar, tanto en cabina como facturado.

Si no quieres llevarte ninguna sorpresa cuando ya estés en el aeropuerto, revisa con detenimiento la política de equipajes que siga tu compañía aérea.

Recuerda que, con independencia de la aerolínea con la que vueles, existe un código de seguridad aérea que se aplica en todos los casos y que te prohíbe cargar determinados materiales, tanto en las maletas que subes a la cabina como en aquellas que viajan en la bodega del avión.

En la mano no podrás llevar más de un litro de líquidos (antes de pasar por el arco de seguridad) divididos en recipientes de 100 ml cada uno, aerosoles o sprays, armas u objetos punzantes y cortantes o sustancias químicas o tóxicas.

Por su parte, se prohíbe llevar explosivos, gases, líquidos o sólidos inflamables, sustancias tóxicas o infecciosas, baterías de litio o cigarrillos electrónicos.

10 tips básicos para hacer una maleta perfecta

¿Preparado para enfrentarte al gran reto de hacer una maleta compacta y a la que no le falte de nada? Sigue estos consejos y no volverás a tener problemas a la hora de cerrar tu equipaje.

  1. Empieza por una buena planificación: adónde vas, cuántos días, qué tiempo hará, qué piensas hacer…
    En base a esto, haz una lista de lo que vas a necesitar.
    ¡Y no la dejes para el último momento! Las cosas se hacen mejor con calma.

  2. Elige el tipo de maleta que más te conviene. Si te vas de fin de semana, con una mochila será más que suficiente.
    Si planeas un viaje con muchos desplazamientos, opta por las maletas rígidas o semirrígidas, siempre con ruedas.
    Y si te vas a la aventura, nada más recomendable que una mochila de trekking repleta de bolsillos.

  3. Escoge las prendas de ropa que siempre usas. Olvídate de “porsiacasos”. No tienen hueco en la maleta.
    Si no puedes resistirte a la tentación de meter cosas en el equipaje, una medida drástica pero muy efectiva es sacar la mitad de las cosas una vez que la hayas completado. No las vas a necesitar.

  4. Distribuye bien el peso. Lo más pesado debe ir siempre en el centro y a partir de ahí debes ir montando la maleta como si se tratara de un puzzle.

  5. No dobles la ropa, ¡enróllala! Ocupará mucho menos espacio y además apenas se arrugará cuando la saques al llegar a tu destino.

  6. Lleva siempre algunas bolsas vacías, mejor si tienen cierre hermético. Te serán muy útiles para guardar la ropa sucia o algún bote con líquido que se pueda derramar.

  7. El día que viajes, lleva puestas las prendas de ropa más voluminosas. Es mejor llevarlas encima que ir cargando con ellas en la maleta.

  8. Los artículos electrónicos deben viajar siempre bien protegidos, preferiblemente en sus fundas correspondientes.
    Si puedes llevarlos en el equipaje de mano, mucho mejor: los tendrás bajo control y no te llevarás un disgusto en el caso de que tu maleta se extravíe temporalmente.

  9. Almacena bien los líquidos, sobre todo aquellos que vas a llevar en el equipaje facturado.
    Si se abren o se rompen pueden arruinar toda la ropa que habías escogido para esas vacaciones.

  10. La documentación personal, las llaves, la cartera, el teléfono móvil… Todos esos objetos deberán viajar contigo en cabina y estar siempre supervisados.
    Si eres un poco despistado, no dudes en emplear candados también en tu equipaje de mano.